lunes, 1 de diciembre de 2014

El capitalismo puede cambiar de color.

Hoy os dejo una entrada del blog anarquista Regeneración, cuya lectura me parece importante para los tiempos que corren. Espero que os guste.

El capitalismo puede cambiar de color:

Se piensa en muchos casos que el capitalismo es un solo sistema económico que se diferencia de otros como el socialismo, el fascismo o el comunismo. Muchas veces se han hablado de alternativas al sistema capitalista, incluso se repite miles de veces el sistema de economía mixto y se muestra el éxito de la economía de los países nórdicos así como se critica el imperialismo de EEUU y la economía planificada de la antigua URSS. Incluso ahora se está hablando mucho de un retroceso por el desmantelamiento del Estado del Bienestar en donde unos creen que vamos para la Edad Media y otros para el siglo XIX. No obstante, pretendiendo un análisis más a fondo, descubrimos que el capitalismo es un sistema flexible que puede adquirir diversas formas y camuflarse bajo diferentes colores. Pasemos pues a señalar las variadas formas que éste adquiere.
La forma más sutil y más amable del capitalismo lo vemos en los casos de los países nórdicos (el modelo escandinavo) donde los salarios son muy elevados y la economía parece muy estable, y que ahora Islandia se está sumando al carro. En este caso los beneficios se reparten entre la sociedad, aunque no llega a toda ella, por supuesto y por ello suaviza e incluso llega a encubrir la explotación, alienación y cosificación de los individuos que hay detrás de ello. Menos amable fue el capitalismo en épocas de bonanza en el resto de países europeos donde se implantó también el Estado del Bienestar. Llegando a este estado, el sistema capitalista se mantiene fuerte ya que prácticamente ha terminado con la resistencia comprando las conciencias ya que casi toda la clase trabajadora se le identifica con las clases medias debido a sus altos poderes adquisitivos, lo cual lleva a que necesariamente estén continuamente gastando en productos novedosos y muy atractivos pero inútiles en muchos casos. Se consolida pues la paz social, siendo la izquierda institucionalizada que, usando un discurso keynesiano, consigue absorber el descontento entre la clase trabajadora llamando a seguir a los sindicatos concertados y sentarse para negociar las condiciones de explotación por parte del patrón. No comentan, sin embargo, que este estilo de vida es extremadamente aburrido y bastante gente termina en la neurosis y el suicidio, por no hablar de una mayor garantía para la perpetuación de la explotación al haber una estabilidad notable..
Debemos ahora de diferenciar el liberalismo económico clásico y el neoliberalismo. El liberalismo clásico consistía más bien en una economía productiva y masiva donde la explotación laboral se notaba exageradamente. Adam Smith creía que los mercados no deben ser regulados por el Estado y que éste mismo en libertad corregiría sus propios defectos. La libre competencia era el motor del avance y las empresas privadas estaban a niveles más igualados. En esos tiempos, aún no existía un Estado que palíe o suavice de algún modo la condición miserable de los obreros y campesinos. Entonces, las instituciones solo se encargaban de las tareas represivas mientras adquiere una faceta demócrata. Los valores que se implantaron fue la libre competencia y la supervivencia el más fuerte, algo que se sigue manteniendo hoy en día.
No obstante, el neoliberalismo va mucho más allá que el liberalismo clásico y también es político. Este nuevo sistema económico se está implantando a escala mundial y necesita de flujos masivos de capital internacionalmente, teniendo más peso el capitalismo financiero frente al productivo que se concentra mayormente en países del llamado “Tercer Mundo”, frente a la economía nacional y más proteccionista del liberalismo clásico. También, el capitalismo va teniendo cada vez más a los monopolios ya que la diferencia de las empresas se hace cada vez mayor y la competencia más desigual. Los Estados modernos deben ser gobiernos títeres que tengan el papel del control social mientras favorece a los grandes banqueros, inversores y empresarios.
Mientras que en el liberalismo los Estados-nación tenían cierto poder sobre la economía, en el neoliberalismo los Estados son superados por las multinacionales y el desmantelamiento de derechos conquistados responde a la necesidad de aumentar el poder de las grandes fortunas y los monopolios, acentuando cada vez más la brecha entre ricos y pobres. Ello conlleva pues que el sistema represivo se fortalezca para contener la disidencia e incluso neutralizarla al absorberlos e invitarlos a las mesas de negociación. El Estado neoliberal puede también ser de dos tipos: dictadura al estilo Pinochet o democracia representativa tipo Thatcher, por poner un ejemplo, aunque también añadiría las actuales democracias modernas. La diferencia radica en los diferentes grados de dureza de la represión ejercida y las estrategias de control social utilizados, pero el trasfondo es el mismo.
Otro gran error es confundir el nazismo y el fascismo con el régimen de Stalin y la economía desarrollada por dichos regímenes. El fascismo en realidad es la herramienta utilizada por la burguesía conservadora en épocas de crisis y de gran crispación social. Pese a mostrarse anticaptalistas, lejos están de serlo. Los regímenes totalitarios fascistas buscan la autarquía, es decir, una economía nacional fuerte que dependa lo menos posible del comercio con el exterior. Así pues, clase trabajadora y patronal deben ir unidos para levantar la nación, producir para el beneficio de la patria y donde la intervención estatal en la economía básicamente es para adaptarla a producir material de guerra y controlar la disidencia obrera. Este modelo económico se le denomina capitalismo corporativo o corporativista.
En cambio, la URSS después de la centralización del poder de los soviets en uno solo (en el Soviet Supremo), instauránose la dictadura del proletariado, el socialismo real ha degenerado en un capitalismo de Estado. Se diferencia de los totalitarismos fascistas en que éstos han abolido la empresa privada, pasando a ser el Estado una única empresa que controla (monopoliza) todos los aspectos de la economía, siendo el propietario de todas las tierras y fábricas. El Estado pasa a ser quien decide sobre la producción, la colocación de la mano de obra, la distribución, etc. A parte, también el Estado adquiere una función represiva similar al fascista pero ya no por cuestiones raciales ni nacionalistas sino ideológica. Vemos pues una clara diferencia entre capitalismo de Estado y capitalismo corporativo.
No sería completo mi análisis si no tratara de la utopía capitalista mal -o falazmente- llamada “anarco”capitalismo. En realidad es simplemente «capitalismo sin Estado», «capitalismo anti-estatal» o similares. No debemos confundirlo con el liberalismo de Adam Smith ni con el neoliberalismo, pues el capitalismo anti-estatal propone la desaparición total del Estado, quedando sus funciones sustituidas completamente por empresas privadas y que el mercado sea completamente libre, frente al liberalismo clásico que quieren un Estado que garantice el derecho a la propiedad y los derechos de la ciudadanía (solo los propietarios en realidad) o el neoliberalismo que persigue un Estado títere represor. Esa utopía capitalista sí defiende las jerarquías en las empresas y sobre todo el mercado verdaderamente libre, sin traba alguna donde sean las leyes de la oferta y la demanda las que rijan su funcionamiento por encima de cualquier moral o ética.
Todos estos capitalismos tienen grandes diferencias. Sin embargo, podemos extraer un denominador común:
  • La explotación asalariada, sea llevada a cabo por una empresa privada en el caso del liberalismo clásico, el neoliberalismo, el capitalismo corporativo y la utopía capitalista o por una empresa estatal o el Estado, en el caso del socialismo de Estado.
  • El sistema bancario y el dinero, pilar fundamental del sistema capitalista indispensable para la emisión de moneda y el dinero para el intercambio de productos y servicios, que por ser acumulable, genera desigualdades. Sea la banca privada o nacionalizada, posee casi la misma función.
  • La propiedad. Privada o estatal, queda en manos ajenas al trabajador, lo cual supone el despojo del fruto del trabajo y la venta de la fuerza de trabajo por parte de la clase obrera para poder subsistir, careciendo de poder de decisión sobre lo que produce.
  • Y el punto más importante: la continua necesidad de explotar nuevos mercados. Esto quiere decir que el sistema capitalista solo se mantiene si consigue conquistar nuevos mercados creando a la vez nuevas necesidades. No siempre el ritmo de crecimiento coincide con el ritmo de conquista de nuevos mercados y muchas veces éstos mercados acaban saturándose provocando las crisis cíclicas. Ejemplos los tenemos en el siglo XIX con el imperialismo. La colonización de África, las Américas y Oceanía supuso un mercado enorme donde dar salida a los productos industriales y a la vez consiguir acceder a más recursos naturales. Por ello, tanto el liberalismo clásico como el neoliberalismo y el capitalismo corporativista tienden al imperialismo, es decir, a conquistar nuevos mercados para perpetuarse. En el caso del neoliberalismo, mediante la corrupción de los Estados objetivos y transformarlos en gobiernos títeres en favor de las grandes multinacionales y otros gobiernos neoliberales (ejemplo: la Alemania de Merkel); mientras que los fascismos utilizan la economía de guerra y la guerra abierta para su expansión (ejemplo: la Alemania de Hitler). No obstante, el capitalismo de Estado no pudo salir de su crisis y colapsó porque sus mercados saturados impedían que se dinamizara la economía, que unido a la negación de conquista de nuevos mercados, terminó por colapsar y regresar de nuevo al capitalismo de libre empresa.
A partir de este análisis extraemos la conclusión que la verdadera alternativa al capitalismo es la abolición del trabajo asalariado, del sistema bancario, del dinero, de cualquier tipo de gobierno que protege los intereses del Capital y de la propiedad privada y estatal. Nosotros proponemos que la propiedad sea colectiva y las relaciones de producción sean en base a la máxima de “de cada cual según su capacidad, a cada cual según su necesidad” (Kropotkin), siendo los medios de producción puestos bajo control obrero y sean quienes decidan sobre la producción. Que la autoridad del Estado sea abolida por considerarla innecesaria y que si no se erradicara, terminaría por restaurar la propiedad individual y la desigualdad social.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Defensor de feminazis

Serpiente Alada dijo...

¿Te refieres a que defiendo los derechos humanos y de las políticas de sentido común? Sí, por supuesto.

Y si con tu comentario pretendes decirme que tú en lugar de feminista, eres machista, esto es, defensor/a de la opresión en función del género, del patriarcado, de la cultura de la violación y, en definitiva, de un sistema de dominación y desigualdad, solo puedo desearte, como a todo y toda fascista, que te metan pronto en prisión y allí te enseñen que la misoginia está mal.

Anónimo dijo...

¿Qué opinas de la anarquía postizquierda?

Anónimo dijo...

Quise decir, anarquía posizquierda.

Viene a ser una versión posmoderna del anarquismo individualista-egoísta

Serpiente Alada dijo...

Anónimo:

Desconozco en qué consiste esa corriente anarquista post-izquierdista (es igual de válido ortográficamente con la "t" final como sin ella). Y de lo que no conozco, no puedo hablar.

Si eres tan amable de pasarme alguna fuente donde se explique esto, o hacerlo tú mismo, te lo agradecería; y de paso así podría responderte.

Un saludo.

Pepita grillo dijo...

Te pregunté porqué defendías la cárcel para el primer anónimo siendo tu anarquista.
¿No te gusta que señale tu contradicción?
¿Qué, las prisiones son feministas? JAJAJAJA.
No publicaste mi comentario.
¿Te sentiste herido ante mi pregunta? porque estoy leyendo tu política de comentarios, y no te amenacé, ni te insulté, así que te habrás sentido herido.
Eso de "expresiones hirientes" es tan subjetivo, seguro que tu las lanzas a diestra y siniestra, pero claro, ya veo la "libertad de expresión" que existe por aquí.

Seguro que te pareció horrible lo de Charlie Hebdo pero si hubiera sido al revés, que ellos caricaturicen a los colectivos feministas, seguro te hubieras ido a la ONU a pedir censura inmediata y que cierren Charlie Hebdo.

ERES UN CENSURADOR. NO DEFIENDES LAS LIBERTADES, SÓLO LO QUE TE CONVIENE.

Ahora sí, censúrame.

Mira que para ser alguien que se jacta de ser muy racional, ya me puedo imaginar tu cara de indignado ante lo que te escribo, detestas la verdad en el fondo, como cualquiera de nosotros, primitivos mortales no feministas. Y vas a pavonearte y diciendo que un malvado anónimo ¿Machirulo?, jajaja, lanzó berridos y que tu con tu super argumentos lo dejaste sentadito. Eres un elitista en versión feminista, te crees superior a todos los que no tienen tu visión y tratas a muchos con condescendencia. Aaah, pobrecilla ignorante se deja enredar por lo patriarcal, le mostraré lo que es el feminismo "palmaditas en la cabeza" está condicionada, pobrecilla, la educaré. Y a la que se revele, le haré la vida imposible, me burlaré de ella, seré igual a los que hacen bullying pero como soy el chico politicamente correcto feminista, soy intocable y quedaré como el defensor de los derechos de las mujeres.

Tu política no debería decir que vas a moderar los comentarios, mejor dí, si me gusta lo que escribes te lo publicaré.

Ya, ahora, sí, censúrame.

Serpiente Alada dijo...

Pepita grillo:

No tengo ni puñetera idea de qué me estás hablando. No he recibido nunca, nunca, un comentario en el que alguien me preguntaba por qué estoy a favor de las prisiones siendo anarquista.

He mirado en correo no deseado, pues en ocasiones se pierden los comentarios por allí, y nada.

así que la única explicación es que tu comentario, si es que enviaste tal cosa, se perdió. Quizá tuviste una pequeña caída de la red mientras se publicaba, quizá no le diste bien al botón de comentar, quizá hubo un fallo de sistema... No lo sé. Pero el caso es que tu comentario jamás me llegó. Así que yo no censuré nada; simplemente jamás supe de tal pregunta.

No es la primera vez que alguien se me queja de haberle censurado cuando en realidad no lo hice y es que simplemente el comentario no me llegó. También me ha ocurrido esto a mí en otros espacios.

Vamos, que antes de abrir la boca andándote de lista, quizá deberías haber sido más educada y haberme preguntado de buenas maneras qué había pasado con tu comentario, o simplemente haberlo enviado escrito de nuevo.

Pero, chica, la verdad es que yo no te he censurado nada. Hace siglos que no recibía comentarios en este blog, más que los últimos publicados la semana pasada.

Y ahora, si me vuelves a comentar formalmente, con gusto te responderé, pero no voy a contestar de buenas a primeras a una persona que me salta de forma engreída y con chulería solo porque cree que le he censurado lo que no he censurado, jaj.

Saludos.

Serpiente Alada dijo...

De hecho, Pepita grillo, tengo la política de que cuando censuro algo, aviso a esa persona de que su comentario ha sido censurado, para que lo sepa. Si no te he avisado de nada, es porque no lo he censurado, sino que no lo he recibido o no lo he visto (también me pasa a veces que no veo que he recibido un comentario; pero, efectivamente, el tuyo lo he buscado y no lo he encontrado).

Enrique dijo...

Anónimo o anónima:

No publico tu vídeo de UPyD porque no voy a dejar pasar campaña filo-fascista por aquí... Pero déjame, por favor, responderte a tu comentario con estas dos viñetas:

https://memesfeministas.wordpress.com/2015/03/19/a-vueltas-con-los-padres-igualitarios/

https://memesfeministas.wordpress.com/2015/03/19/a-vueltas-con-los-padres-igualitarios-ii/

;)

Anónimo dijo...

UPyD filofascista xD, e IU es falangista https://volandovoycastellon.wordpress.com/2013/01/15/iu-mas-proximo-a-falange-que-pp-psoe-upyd/

Anónimo dijo...

De acuerdo a tu lógica Pablo Iglesias es fascista :D
http://www.lamarea.com/2014/11/09/el-fascismo-cool-de-pablo-iglesias/

Pepita grillo dijo...

No sabía que mi comentario no había sido recibido, en todo caso sólo por eso pido disculpas.

Pero si me pareces una persona con un inconsciente toque dictatorial, he visto tu otro blog también, lo que tu buscas es que las demás personas piensen como tu, el que no es feminista está mal y tu estás completamente bien.

Hablas mal del sistema, siendo anarquista apoyas sin embargo la cárcel, como toda persona interesada en el activismo buscas libertad para ti y los tuyos pero para los demás, si no entienden a las buenas quieres que entiendan a las malas.

Leí un comentario tuyo en uno de tus posts (de tu otro blog sino me equivoco) en el cual una chica católica de tu universidad pasó una situación de burla por causa tuya. Soy de fijarme mucho en estos "pequeños detalles" porque me hacen ver la catadura de las personas como tu que van de buenas y de defensores del diferente, cuando en realidad pueden llegar a ser igual o peor que aquellos a quienes critican.

Serpiente Alada dijo...

Anónimo:

¿Acabas de enterarte de que el falangismo es un social-nacionalismo y que por ende tiene rasgos socialistas, de modo que obviamente IU y la falange tienen que parecerse?

La diferencia está en que IU y Pablo Iglesias no están contra el aborto, en pos de la homofobia, la religión Católica como oficial del Estado y no van con lo de "los españoles primero". Pero, sin duda alguna, como es lógico, dos movimientos basados en los social... han de parecerse.

Pepita grillo:

1- ¿Estás a favor de que se debata sobre si Hilter hizo bien o mal? ¿Pondrías en cuestión la falta de moral del dictador nazi?

Yo no, como persona que está a favor de los derechos humanos. Y obviamente el nazismo está mal y Hitler hizo mal.

Lo mismo pasa con quien está contra el feminismo (la igualdad entre varones y mujeres), la gente homófoba, capitalista, especista, racista, etc.

Puedo estar abierto en muchos puntos y debatir sobre muchos temas sin tratar de que mi opinión salga impuesta. Pero cuando se trata de moral, lo siento, no cuela: los derechos humanos se respetan. Y si me vas a decir que por ello tengo un "toque dictatorial", quizá deberías revisar tu ética.

Saludos.

Pd. Sí, aquella chica dijo que los niños y las niñas sin padre y madre no eran niños y niñas. Yo le pregunté si acaso eran pokemon o qué. Pero bueh, ya sé, ya sé, ella tiene derecho a insultar, perdón, opinar mal sobre las criaturas de familias divorciadas.

Que ya tengo claro que aquí la gente de tu clase puede dar ostias "porque para ello es libre", pero si las damos el resto... puff, qué mala gente somos.