jueves, 13 de diciembre de 2012

¿Qué es el feminismo? ¿Por qué soy feminista?

El feminismo es un movimiento que promueve la igualdad entre varones y mujeres; es un movimiento que exige iguales derechos, deberes y oportunidades entre todas las personas sin importar su sexo. Es decir, que por el contrario de lo que mucha gente suele pensar, el feminismo no es lo mismo que el machismo pero al revés. O lo que es lo mismo: los y las feministas (porque también existimos varones feministas), no promovemos la superioridad de las mujeres frente a los hombres, no queremos exterminar a todos los hombres (así que no, no tengo intención de abrirme la cabeza a golpes contra la pared), ni pensamos que las mujeres valen más que los varones. A eso se le llamaría hembrismo.

Antes de entrar en la Facultad de Educación - Formación del Profesorado a estudiar Pedagogía, pensaba que el ser humano era pura genética. Opinaba que todo cuanto somos, pensamos, decimos, sentimos y hacemos, venía determinado por los genes, de tal modo que si las mujeres de nuestra cultura son estadísticamente más propensas a mostrar sus sentimientos que los varones, no lo atribuía a un factor sociocultural, sino a un factor biológico. De hecho, en este sentido era tan estricto, que pensaba que la bondad y la maldad se heredaban, cuando lo bueno y lo malo en sí mismos no existen, sino que son ideas propias de la especie humana.

Pero poco a poco me fui dando cuenta de que yo no era un chico como otros muchos; y sobre todo, que ningún chico es como el resto de chicos. Unos nos parecemos más, otros nos parecemos menos... pero el caso es que, igual que ocurre en otras tantas muchas personas, yo tenía ciertos gustos, ciertas capacidades y ciertos comportamientos que, curiosamente, resultaban estar asociadas al sexo femenino. O lo que es lo mismo: que fuera de todo estereotipo, resultaba que yo era y soy una mezcla de lo que socialmente se entiende por varón y por mujer.

Es decir, que por un lado soy directo, frío y racional; me apasionan el kárate y el ajedrez; odio la danza e ir de compras; soy más bien solitario y detesto las aglomeraciones; soy competitivo; adoro las ciencias, las religiones y la mitología, la filosofía y la historia; pero por otro lado, a su vez, en algunas circunstancias no soy tan directo; soy muy cariñoso con la gente con la que tengo mucha confianza; me gustan la naturaleza, la pintura y las historias de amor; tengo muy mala orientación espacial; recuerdo mejor que mi novia las fechas y los sucesos; se me dan fatal las matemáticas mientras que las letras son pan comido para mí; y me adoro a los niños y las niñas.

Así pues, empecé a hacerme una pregunta: si todo era genético, ¿cómo era posible que yo y otras tantas personas más nos saliésemos de las normas estereotipadas? Sólo me cabía una respuesta: debía de ser más bien la educación, y no tanto la genética, quien nos formase.

Y por lo tanto, las desigualdades políticas, sociales y económicas entre chicos y chicas, no podían ser un hecho irremediable de una perversa herencia genética, sino de un sistema cultural que nos conducía hacia ellas.

Así fue cómo gracias a todos los conocimientos que adquirí al empezar a estudiar Pedagogía, con las conversaciones con mi pareja y con la lectura de un espectacular blog que ella me enseñó, llamado Basta de sexismo, comencé a ver que la igualdad entre varones y mujeres aún no se ha logrado, y empecé a profundizar, mediante lecturas y debates, en conocimientos de feminismo, teoría de género y coeducación, y me hice feminista.

Aunque bueno, más que feminista a secas, soy anarco-feminista, pero eso es otro tema.

lunes, 10 de diciembre de 2012

Muévete; el tiempo no arregla nada.

Hay un dicho por ahí que cuenta que "el tiempo todo lo cura", dando a entender que no nos preocupemos, que sólo hay que esperar, esperar..., esperar..., esperar..., esperar... hasta que todo se arregle.

Esto, para mí, sinceramente, es una completa es-tu-pi-dez.

Quedarse de brazos cruzados no sirve de nada. Porque, en definitiva, el tiempo no curra ni arregla nada. Lo único que sirve, lo único que arregla o cura las cosas:

Es lo que hacemos nosotros y nosotras dentro del tiempo que tenemos para actuar.

Así pues, si estás esperando a que una entidad divina inexistente llamada tiempo nos traiga la igualdad entre varones y mujeres, la desaparición de las clases sociales y la desigualdad económica, la aceptación de la homosexualidad y la bisexualidad, la abolición de la esclavitud humana y animal, la caída de las naciones o el arreglo de tu país, quédate con la seguridad de que estás perdiendo el tiempo.

Roma no se construyó en dos días, pero tampoco se construyó por sí misma y de la nada. Hubo gente que la forjó con su tabajo, con su fuerza, piedra a piedra.

Ya lo dijo Simone de Beauvoir:

"Cambia tu vida hoy; no apuestes al futuro. Actúa ahora, sin demora".

miércoles, 14 de noviembre de 2012

Sobre las jerarquías sociales a lo largo de la historia.

A continuación dejo un trozo del fabuloso libro 1984, de George Orwell; libro en el que el autor idea una sociedad tiránica en el cual las personas que se encuentran el poder no pueden ser derrocadas y acaparan incluso la Historia y la Verdad. Recomiendo enfáticamente leerlo y comparar lo que se cuenta con la sociedad actual.

"Durante todo el tiempo de que se tiene noticia, probablemente desde fines del período neolítico, ha habido en el mundo tres clases de personas: los Altos, los Medianos y los Bajos. Se han subdividido de muchos modos, han llevado muy diversos nombres y su número ha sido relativo, así como la actitud que han guardado unos hacia otros, han variado deépoca en época; pero la estructura esencial de la sociedad nunca ha cambiado. Inclusodespués de enormes conmociones y de cambios que parecían irrevocables, la misma estructura ha vuelto a imponerse, igual que un giroscopio vuelve siempre a la posición deequilibrio por mucho que lo empujemos en un sentido o en otro. 

Los fines de estos tres grupos son inconciliables. Los Altos quieren quedarse donde están. Los Medianos tratan de arrebatarles sus puestos a los Altos. La finalidad de los Bajos, cuando la tienen -porque su principal característica es hallarse aplastados por las exigencias de la vida cotidiana-, consiste en abolir todas las distinciones y crear una sociedad en que todos los hombres sean iguales. Así, vuelve a presentarse continuamente la misma lucha social. 

Durante largos períodos, parece que los Altos se encuentran muy seguros en su poder, pero siempre llega un momento en que pierden la confianza en sí mismos o se debilita su capacidad para gobernar, o ambas cosas a la vez. Entonces son derrotados por los Medianos, que llevan junto a ellos a los Bajos porque les han asegurado que ellos representan la libertad y la justicia. En cuanto logran sus objetivos, los Medianos abandonan a los Bajos y los relegan a su antigua posición de servidumbre, convirtiéndose ellos en los Altos.

Entonces, un grupo de los Medianos se separa de los demás y empiezan a luchar entre ellos. De los tres grupos, solamente los Bajos no logran sus objetivos ni siquiera transitoriamente. Sería exagerado afirmar que entoda la Historia no ha habido progreso material. Aún hoy, en un período de decadencia, el ser humano se encuentra mejor que hace unos cuantos siglos. Pero ninguna reforma ni revolución alguna han conseguido acercarse ni un milímetro a la igualdad humana. Desde el punto de vista de los Bajos, ningún cambio histórico ha significado mucho más que un cambio en el nombre de sus amos. 

A fines del siglo XIX eran muchos los que habían visto claro este juego. De ahí que surgieran escuelas del pensamiento que interpretaban la Historia como un proceso cíclico y aseguraban que la desigualdad era la ley inalterable de la vida humana. Desde luego, esta doctrina ha tenido siempre sus partidarios, pero se había introducido un cambio significativo. En el pasado, la necesidad de una forma jerárquica de la sociedad había sido la doctrina privativa de los Altos. Fue defendida por reyes, aristócratas, jurisconsultos, etc. Los Medianos, mientras luchaban por el poder, utilizaban términos como «libertad», «justicia» y «fraternidad». Sin embargo, el concepto de la fraternidad humana empezó a ser atacado por individuos que todavía no estaban en el Poder, pero que esperaban estarlo pronto. 

En el pasado, los Medianos hicieron revoluciones bajo la bandera de la igualdad, pero se limitaron a imponer una nueva tiranía apenas desaparecida la anterior. En cambio, los nuevos grupos de Medianos proclamaron de antemano su tiranía".

martes, 23 de octubre de 2012

Iba pidiendo que la violasen.

Hace unos días estuve viendo unas fotografías con un conocido. En una de las fotos salían dos amigas en la playa, en primer plano, y por casualiad, al fondo, una mujer que sólo llevaba un tanga puesto. Al fijarse mi compañero en ella, exclamó:

- Jeje, ¡esa iba pidiendo que la violasen!

¿¡¡¡Cómo!!!? ¿¡¡Que iba pidiendo que la violasen!!? ¿Por qué? ¿Por ir sólo con un tanga? ¿Qué pasa, que aún vamos pensando que una mujer que lleva escote, falda o va un poco provocativa tiene que ser violada?

Pues no, amigo mío; no estoy ni lo más mínimo de acuerdo contigo. Un no es un no. Por muy duro que se te ponga el pene al verla, sólo porque llevaba puesta la ropa que llevase (o por el motivo que sea), no te da ningún pero que ningún derecho a violarla. Y si empiezas con tu pareja a besarte, te pones cachondo perdido, pero más tarde ella quiere parar y por tanto no acostarse contigo, te aguantas y te la dejas bien guardadita en tus calzoncillos. Si quieres te vas al baño un rato a hacer manualidades, cambias de pareja o propones una relación abierta... ¡pero nada de violar!

Y si estás pensando en estos momentos que lo suyo es que una mujer no lleve esa ropa, que se ponga un burka o que no salga a la calle, quédate con una cosa clara en la cabeza:

Aunque una mujer salga total y absolutamente desnuda a la calle, nadie, repito, nadie, tiene derecho a violarla.

Además, es una gran contradicción pensar que una mujer debe ir súper guapísima, escotada, pintada, depilada, etc, si no quiere pasar por machorra o resentida, para que después de hacer caso al mandato social, se le diga que es una guarra que ha de ser violada.

Y no olvidemos que las violaciones, en su mayoría, no se producen porque el violador esté enfermo, sino porque la violación representa un tipo de violencia que usan esos varones para reafirmar su posición dominante y con el fin de castigar a las mujeres, bien porque no son sumisas, bien porque no les pertenecen y desearían controlarlas, bien porque les agrada sentir que están por encima...

Así que hombres de mala fe que piensan que las mujeres provocativas piden a gritos ser violadas, yo os digo: ¡Hermosos míos, daos fuerte con un palo en los huevos y cerrad la boca un rato!


SIMPLEMENTE - Cuanta Razón

martes, 9 de octubre de 2012

Monólogo de V de Vendetta a la Señora Justicia.

"Hola querida dama. Hermosa noche, ¿no le parece?

Perdone mi intrusión. Tal vez le apetecía dar un paseo. Tal vez sólo disfrutaba del paisaje. No importa. Creo que usted y yo deberíamos tener una pequeña charla.

Aah… olvidaba que no hemos sido debidamente presentados.

Yo no tengo nombre. Me puede llamar V.
Señora Justicia le presento a V.
V.. le presento a la Señora Justicia.
Encantado, Señora Justicia.
Buenas noches, V.

Bien ahora ya nos conocemos. De hecho, he sido fan suyo durante mucho tiempo. Oh ya se lo que piensa…

"Pobre chico. Se ha enamorado de mí… como un adolescente."

Disculpe señora, no es nada de eso. La he admirado durante mucho tiempo… aunque sólo a distancia. La observaba desde las calles de allí abajo cuando era un niño.

Yo le decía a mi padre: "¿Quién es esa señora?". Y él contestaba: "Es la Señora Justicia". Y entonces yo decía: "¡Qué bonita es!".

Por favor, no piense que era sólo algo físico. Sé que no es esa clase de chica. No, yo la quería como persona como un ideal.

De eso hace ya mucho tiempo. Me temo que ahora hay otra.

"¿Qué? ¡V! ¡Qué vergüenza! ¡Me has traicionado por una pícara vanidosa y llorona de labios pintados y sonrisa viciosa!"

¿Yo, señora? ¡Permítame que discrepe!¡Fue su infidelidad la que me lanzó a sus brazos!

¡Ja-ja! ¿Eso la ha sorprendido, no? Pensaba que no conocía su pequeño escarceo, pero no. ¡Lo sé todo!

La verdad, no me sorprendió en absoluto saber que le gustaban los hombres de uniforme.

"¿Uniforme? ¿Por qué? NO sé de qué me estás hablando, V. Tú siempre has sido el único para mí…"

¡Mentirosa! ¡Zorra! ¡Puta! ¡Niega ahora que te liaste con él, con el del brazalete y las botas militares!
¿Y bien? ¿No dices nada. Ya me lo parecía.
Muy bien, Al fin te has desenmascarado. Ya no eres mi Justicia. Ahora eres su justicia. Te has acostado con otro.

Bien, es un juego para dos.

"¡Me ahogo! ¡Sob! ¿Qu-Quién es ella, V? ¿Cómo se llama?".

Se llama Anarquía. ¡Y me ha enseñado que es mejor amante de lo que tú jamás fuiste!
Me ha enseñado que la justicia carece de sentido sin libertad. Es honesta. No rompe promesas como tú, Jezabel.

Solía preguntarme por qué nunca me mirabas a los ojos. Ahora ya lo sé.
 
Así que adiós, querida dama. Incluso ahora me entristecería nuestra separación si no fuese porque ya no eres la mujer que una vez amé.

Toma un regalo de despedida. Lo dejo a tus pies.

Las llamas de la libertad. Que hermoso. Aah, mi preciada Anarquía…"

Fuente:

V de Vendetta, de Alan Moore.

miércoles, 3 de octubre de 2012

Hypatia, mi amor.

Hypatia de AlejandríaSiempre me han encantado la personas interesadas por aprender; la gente sabia o por lo menos la que se cuestiona acerca del mundo y de sí misma, que persigue el conocimiento y el debate. Siempre he adorado a aquellos y aquellas con un temperamento tenaz, que luchan por sus metas hasta el final, sin darse por vencidos/as a pesar de las piedras que haya en mitad del camino. Me gusta la gente vivaz e interesante.

Y si esa persona así es una mujer... más todavía.

Por eso adoro a Hypatia de Alejandría. Según se la describe, fue una mujer intelectual que buscaba constantemente el conocimiento. Además fue maestra, así que trataba de despertar y guiar espíritus por este camino. No olvidemos que también fue constante, firme, llegando a morir por su amor a la filosofía, la astronomía y las matemáticas. Una mujer pagana que a pesar de las dificultades que tenían las mujeres en su época, siguió adelante, luchó contra las tormentas sin hacer uso de la violencia, hizo logros, y aunque la asesinaron de forma horrorosa para eliminarla de la faz de la Tierra, ha perdurado hasta nuestros días.

Os dejo un vídeo muy bueno en el que se explica quién fue esta impresionante mujer:

miércoles, 19 de septiembre de 2012

¡No a los gobernicatos!


En el año 1829, Doherty fundó el primer sindicato que surgió en el mundo; un sindicato del algodón de implantación a nivel nacional (aunque previamente se habían creado asociaciones obreras llamadas "Asociaciones de Ayuda Mutua", con el objetivo de conseguir mejoras laborales y salariales). En España, la primera organización sindical apareción en el siglo XIX.

Posteriormente fueron surgiendo más asociaciones sindicales, las cuales todas ellas estaban formadas y representadas por personas trabajadoras que luchaban por sus derechos laborales.

Sin embargo, aquí en España, ¿qué tenemos? Un conjunto de sindicatos dirigidos por gente que no trabaja ni para ir al cuarto de baño (bueno, con suerte para eso sí) y que además recibe dinero por parte de los gobiernos (principalmente, no cuando se contrata a una persona, ¡sino cuando a alguien se le despide!). El premio obtenido por un sindicato no debería ser dinero del Estado, sino la consecución de los mismos derechos laborales. Además, con razón no hacen nada para lograrlos, pues si los alcanzasen ya no tendrían sentido de existencia y dejarían de llenarse los bolsillos chupando del bote común.

¿Cómo puede extrañarse algún ex-pañol o alguna ex-pañola (nuestro país ahora se llama Alespania o Espamania, pues se trata de España anexionada por Alemania, así que ya somos ex-pañoles/as) que hayamos llegado a la situación política-económica-laboral que tenemos ahora? Ya no hay nadie que vele por los derechos de las personas trabajadoras, y menos aún por los derechos de la ciudadanía.

Los sindicatos están al mando de gente que no es más que una extensión del gobierno, y que desde luego hambre no pasa, por lo que ahora son gobernicatos, y nuestra nación está dirigida por... ya no se sabe quién, pero desde luego buenas intenciones para la población no tiene.

Por ese motivo no voy a las manifestaciones formadas por los gobernicatos, por que son totalmente inútiles. La gente sale a la calle a dar cuatro voces que quienes nos gobiernan no escuchan y al día siguiente todo sigue igual.

No voy a promover la eliminación de los sindicatos, pues han de existir. Pedir su extinción me parece toda una barbaridad que sólo nos llevará de golpe a una presión socio-laboral mucho más dura. No obstante, hemos de lograr su reformulación y hacer que los mismos no cobren ni un sólo céntimo, además de estar formados y dirigidos como antaño: por personas trabajadoras en igualdad.

Para conseguir esto y más, lo tengo claro: o nos movemos con una huelga indefinida, de tal manera que no se cese hasta que nos hagan caso, o hacemos otra cosa. Pero siguiendo los pasos que seguimos, ni estamos teniendo resultados, ni los tendremos.

Ya lo dijo Albert Einstein: "Si buscas resultados diferentes, no sigas haciendo lo mismo". A ver si lo aprendemos de una vez...

sábado, 8 de septiembre de 2012

La libertad sin igualdad, no sirve de nada.

Decía el economista Milton Friedman, admirador del capitalismo y el libre mercado, y muy seguido por neo-liberalistas, que la libertad tenía que estar por encima de la igualdad.

No puedo estar más en desacuerdo con él de lo que ya estoy, pues es una mentira tan grande como una catedral.

Para mí la igualdad no debe estar por encima de la libertad, al mismo tiempo que la libertad no puede estar por encima de la igualdad, por el simple hecho de que la libertad y la igualdad han de ir cogidas de la mano, a la par, como si de un único ente se tratasen.

Y es que...

Sin libertad no puede haber igualdad, y sin igualdad no puede haber libertad plena.

No es muy difícil de entender:

- Si carece una persona de libertad, eso significa que alguien se la está quitando, que alguien le está oprimiendo. Si alguien puede quitarle su libertad, se debe a que se encuentra por encima, a que tiene más poder. Y si hay alguien que está más arriba... ¡entonces no hay igualdad!

- Si no hay igualdad, entonces quienes están por encima pueden acceder a más libertades (incluida la de controlar la vida de otra gente a su antojo, lo que nos llevaría a hablar de libertinaje). Si quienes están por debajo no pueden tener la misma libertad que quienes están por encima, entonces esta persona que está por debajo ya no es tan libre, o lo que es lo mismo, para esta persona no hay plena libertad.

No hay libertad para esa persona que está por debajo...

Porque, claro, para quienes están por encima, siempre les cabe la "libertad" de quitarte la posibilidad de estudiar, la de robarte todo el dinero hasta que tus hijos/as se mueran de hambre además de ir luego diciendo que si eres pobre es por tu culpa porque eres vago/a, o la de insultarte si abortas porque corrías riesgo de muerte mientras mandan a su hija a Inglaterra a abortar un niño porque el padre era de piel negra...

Y que nadie se queje, "que tengo que tener
libertad para pegarte si no piensas como yo...".

martes, 28 de agosto de 2012

¿Qué es el anarquismo?

El término anarquía proviene del griego an, es decir, "no", y arkía, cuyo significado es "gobierno". Es, por tanto, una corriente política y filosófica que defiende un modelo social sin Gobierno, sin Estado. Es el propio pueblo, sin amos/as, sin dueños/as, sin gobernantes, quien se regula a sí mismo.

El anarquismo promueve, pues, un sistema social en el cual es cada persona de acuerdo con sus semejantes, organiza la sociedad; una sociedad en la que no existen ni las clases sociales, ni el poder, ni intereses privados, ni leyes coercitivas de ningún tipo. 

La anarquía es un estado social en el cual prima la libertad. 

Cuando hablamos de libertad hemos de tener claro que este concepto difiere clara y sustancialmente de otro: el libertinaje.

La libertad conlleva hacer lo que cada cual quiere bajo una serie de normas morales no impuestas mediante la fuerza, y por tanto conlleva un acto de responsabilidad.

El libertinaje es ese acto de tomarse la libertad sin tener en cuenta ni a nada ni a nadie, lo cual trae consigo una falta de respeto y de responsabilidad con el resto de seres que pueblan nuestro hábitat.

No puede negarse que la libertad de cada cual finaliza allí donde se destruye la libertad, el ser y la vida del resto de los seres.

En la anarquía, el ser humano, de acuerdo con las normas morales, sin imposiciones y sin una educación destinada a dominarle, sabe ponerse de acuerdo con el resto de personas para facilitar su trabajo, su defensa y el medio en que debe desenvolverse, además de saber aportar su  apoyo solidario a quienes más lo necesitan.

Por lo tanto, si para el nacionalismo lo importante es la patria, para el anarquismo lo importante son las personas de todo el mundo, sin importar su color de piel, el lugar geográfico en el que nació, su forma de cortarse el pelo, etc. Luego en el anarquismo, el rezo "Todo por la patria", en donde la patria queda reducida a un himno, a un mero territorio y a una simple bandera, la fórmula del anarquismo sería "Todo por todos y todas con respeto, en armonía y en libertad", en donde dentro de ese "todos y todas" estaría incluido/a uno/a mismo/a.

Se puede decir que se basa, fundamentalmente, en el principio cristiano de "Ama a tu prójimo como a ti mismo", o lo que es lo mismo, no hagas a las demás personas el mal que te gustaría que te hiciesen a ti.

No obstante, el término anarquismo se ha desfigurado mucho. Actualmente, la gente entiende equivocadamente por este concepto el desorden, el caos, la opresión, la codicia, la muerte y la maldad.

Federica Montseny, en su artículo ¿Qué es el anarquismo? indica que en lugar del significado propio, este término <<jamás es definido como «ideal de una sociedad sin gobierno», sino como un movimiento compuesto por individuos violentos, propensos a utilizar, en todo momento, del terror, de la intimidación para imponerse en la sociedad y para entablar la lucha contra sus adversarios>>.

Sin embargo, en tanto que el anarquismo es sinónimo de libertad, nunca puede ser impuesto mediante ningún tipo de fuerza ni de terror. Este modelo social debe ser elegido libremente por la sociedad. En el momento en que la anarquía se impone mediante la fuerza, ésta es catalogada, obviamente, de dictadura.

Aunque mucha gente opina que el ser humano es bueno por naturaleza, pero que la sociedad y el Estado lo corrompen, y gente que opina que "el hombre es un lobo para el hombre", en mi opinión el ser humano no es ni bueno ni malo por naturaleza, pues en la naturaleza el bien y el mal no existen. El ser humano es lo que la educación hace de él.

Una educación basada en el rechazo al miedo, al poder y a la esclavitud, y orientada hacia la sensibilidad, la cooperación, el respeto, en el amor, y en los valores morales y cívicos, será, a mi juicio, una educación que lleve al ser humano hacia un mundo y un futuro más justo y más libre, en donde los derechos humanos y la anarquía serán posibles.

viernes, 24 de agosto de 2012

Por sí misma, la vida no tiene sentido.

Hay quienes piensan que la vida tiene un sentido. 

Hay quienes piensan que un dios, una diosa o un conjunto de dioses y diosas nos crearon para seguir sus propósitos; o que nuestra existencia surgió por un destino que llegará a alcanzar un fin que no conocemos; o que una inteligencia superior nos colocó en este mundo para agradarle y adorarle; o que nacemos para perpetuar el código genético de nuestro padre y nuestra madre, etc.

Mas, para mí, nihilista que soy, niego todo sentido de la vida. Para mí no tiene ningún sentido, ni dado por un ser supremo, ni por sí misma.

Nuestra existencia no fue planificada. No aconteció por ninguna divinidad que nos trajo al mundo; no vinimos para servir ni adorar a nadie; no nos crearon; no somos fruto de ningún plan.

Somos... mera casualidad. Ca-sua-li-dad.

Del mismo modo que existimos, podríamos no haberlo hecho.

Podríamos no haber existido de haber caído un meteorito en la Tierra que la hubiese destruido por completo. Podríamos no haber sugido nunca de no haber evolucionado el ser humano. Podría haber muerto la humanidad en la lucha por la supervivencia y ahora no estaríamos aquí. Podríamos extinguirnos mañana y nadie lloraría nuestra ausencia. E incluso en el momento de nuestra muerte, puede alguien acordarse de nosotros/as, pero el mundo seguirá girando y además ese recuerdo algún día cesará.

Somos tanta casualidad, que no somos ni siquiera el fruto de la planificación de nuestro padre y nuestra madre por tenernos, pues en nuestro lugar podría haber nacido otra persona de haber tenido lugar la unión de otros gametos diferentes a los que dieron lugar a nuestra existencia.

Entonces, ¿para qué sirve la vida? Para nada.

¡Y ojo! Con esto no quiero decir que por el hecho de que no tenga sentido, la vida sea una basura que se pueda usar y tirar como si nada. No estoy diciendo que el asesinato ha de estar permitido, ni que debe tratarse mal a las personas. El hecho de que la vida por sí misma no tenga sentido, no significa que no sea importante.

¿Y qué hacemos entonces, si ésta no tiene sentido? Sencillo: Dejar de buscar el sentido a la vida y comenzar a buscar el sentido de nuestra vida.

Como la vida no tiene sentido por sí misma, tendremos que buscarle nosotros y nosotras un sentido a nuestra propia vida, pues aunque ésta sea pura causalidad, lo cierto es que nos toca vivirla.

Qué hacer con nuestra vida, cómo encaminarla, darle un sentido, es algo que sólo podemos hacerlo nosotros/as mismos/as. Podemos ayudarnos mediante lecturas, con las palabras de los seres queridos... pero el resultado final, lo que hagamos, debe ser nuestro y decidido por nosotros/as.

Y el qué hacemos con nuestra vida conlleva pensar unas cosas y no otras, tomar una serie de decisiones, actuar... Por lo tanto, sobretodo, tenemos que darnos cuenta de que nuestra vida siempre influirá en la vida de otras personas y que no puede hacerse cualquier cosa por que sí. El sentido que le demos, lo que hagamos, ha de estar siempre dentro de un marco ético que respete el ser, la libertad y la vida del resto de personas que nos rodean, y también de las personas futuras que vivirán en nuestro mundo.

Y es que, al fin y al cabo, como dijo el poeta Antonio Machado: 

Caminante, son tus huellas
el camino y nada más.

Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.

Al andar se hace el camino,
y al volver la vista atrás,
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.

Caminante, no hay camino
sino estelas en la mar.

jueves, 16 de agosto de 2012

El Salmo de los Desheredados

El grupo musical Mago de Oz tiene una canción titulada La cantata del diablo. Al final de la misma, la canción incorpora un salmo que me parece muy bueno. Os lo dejo aquí escrito. Pienso que es la oración más importante jamás escrita. Espero que os guste:

Padre Nuestro, de todos nosotros;
de los pobres, de los sin techo,
de los marginados y de los desprotegidos,
de los desheredados
y de los dueños de la miseria,
de los que te siguen
y de los que en ti ya no creemos.

Baja de los cielos,
pues aquí está el infierno.
Baja de tu trono,
pues aquí hay guerras, hambre, injusticias.

No hace falta que seas uno y trino,
con uno sólo que tenga ganas de ayudar, 

nos bastaría. 

¿Cual es tu reino? ¿El Vaticano?
¿La banca? ¿La alta política?
Nuestro reino es Nigeria, Etiopía, Colombia, Hiroshima.
El pan nuestro de cada día
son las violaciones, la violencia de género,
la pederastia, las dictaduras,
el cambio climático.

En la tentación caigo a diario.

No hay mañana en la que no esté tentado 
de crear a un Dios humilde, justo.
Un Dios que esté en la tierra,
en los valles, los ríos,
un Dios que viva en la lluvia,
que viaje a través del viento
y acaricie nuestra Alma. 

Un Dios de los tristes, de los homosexuales. 

Un Dios más humano... 

Un Dios que no castigue, que enseñe.
Un Dios que no amenace, que proteja.
Que si me caigo, me levante,
que si me pierdo, me tienda su mano.
Un Dios que si yerro no me culpe
y que si dudo me entienda.
Pues para eso me dotó de inteligencia,
para dudar de todo.

Padre Nuestro, de todos nosotros,
¿por qué nos has olvidado?
Padre Nuestro, ciego, sordo y desocupado,
¿por qué nos has abandonado?

domingo, 12 de agosto de 2012

¿Por qué La serpiente alada?

La serpiente (serpente), u ofidio (ophidia), es un símbolo muy antiguo que ha estado presente en diversas culturas y que ha tenido un significado ambiguo, pues podía ser símbolo tanto del mal y la muerte, como de la sabiduría y la vida.

Jesús de Nazaret aconsejaba a sus discípulos que fuesen "sabios como la serpiente", y la Biblia, en el Génesis, anuncia que "la serpiente era el más astuto de todos los animales que Dios había creado"